LA LAVANDA, UNA PLANTA AROMÁTICA Y MEDICINAL

LA LAVANDA, UNA PLANTA AROMÁTICA Y MEDICINAL

Por Brian Calvo Sánchez

La lavanda es una planta aromática muy conocida y valorada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales y aromáticas. Su nombre científico es Lavandula angustifolia y pertenece a la familia de las lamiáceas. También se la conoce comúnmente como lavanda verdadera, lavanda de jardín o lavanda inglesa.
La lavanda ha sido utilizada tradicionalmente a lo largo de los siglos por sus propiedades curativas. Los romanos la empleaban para tratar dolores de cabeza, mordidas de insectos y problemas estomacales. En la Edad Media, los monjes la cultivaban en sus jardines y la usaban para calmar el dolor y la ansiedad.
La lavanda comenzó a ganar popularidad en la aromaterapia a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Su aceite esencial se extrae de las flores mediante destilación de vapor y se utiliza ampliamente para tratar trastornos del sueño, ansiedad, dolores musculares y como desinfectante natural.
El aroma dulce y relajante de la lavanda se ha asociado tradicionalmente con la calma y el bienestar. Sus flores púrpuras han sido utilizadas durante siglos como ingrediente de infusiones, lociones y productos de belleza.

Propiedades y beneficios de la lavanda

La lavanda tiene múltiples propiedades medicinales y beneficios para la salud gracias a sus aceites esenciales, flavonoides y otros compuestos. Algunos de los más destacados son:
• Propiedades antibacterianas, antisépticas y cicatrizantes: El aceite esencial de lavanda contiene compuestos como el linalol y el lavandulol que tienen propiedades antibacterianas y antisépticas. Esto la convierte en un remedio natural para tratar pequeñas heridas, quemaduras, picaduras de insectos e infecciones de la piel. Además, ayuda a acelerar el proceso de cicatrización.
• Ayuda a combatir el estrés y la ansiedad: La lavanda tiene un efecto calmante y relajante gracias a sus componentes como el linalol y el lavandulol. Inhalando su aroma o tomando infusiones de lavanda se puede aliviar el estrés y la ansiedad.
• Mejora los problemas del sueño: Debido a sus propiedades sedantes, la lavanda es útil para combatir problemas del sueño como la insomnio. Su aroma ayuda a relajar la mente y el cuerpo, preparándolos para dormir.
• Alivia dolores musculares, reumáticos y menstruales: El aceite esencial de lavanda tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que lo convierten en un remedio natural eficaz para aliviar dolores musculares, reumáticos y menstruales.
Esos son algunos de los principales beneficios y propiedades de la lavanda. Su uso se recomienda principalmente a través de aceites esenciales, infusiones o productos de aromaterapia.
 

los mejores productos medicinales de Lavanda

Aceite esencial de lavanda 100% puro de doTERRA: El aceite esencial de lavanda de doTERRA es conocido por su alta calidad y pureza. Se puede usar de múltiples maneras para aprovechar sus propiedades medicinales: masajes, inhalaciones, difusor, etc. Ayuda a aliviar el estrés, la ansiedad, los dolores musculares y problemas del sueño.
• Cápsulas de aceite esencial de lavanda de Now Foods: Estas cápsulas vegetales de aceite esencial de lavanda de Now Foods permiten aprovechar sus beneficios de una forma concentrada y controlada. Cada cápsula contiene 120 mg de aceite esencial puro. Son ideales para quienes buscan los efectos medicinales de la lavanda de forma oral.
• Crema de lavanda de The Body Shop: La crema de lavanda de The Body Shop contiene aceite esencial puro de lavanda y otros ingredientes que ayudan a hidratar y calmar la piel. Se puede aplicar después de una ducha o baño caliente para aprovechar sus efectos relajantes. Ayuda a aliviar dolores musculares leves, picaduras de insectos y pequeñas irritaciones de la piel.
• Infusión de lavanda de Pukka: La infusión de lavanda de Pukka contiene hojas y flores de lavanda orgánica que permiten aprovechar sus beneficios de forma natural. Se puede tomar 1-3 tazas al día para aliviar el estrés, la ansiedad y los problemas del sueño.
  • Jabón de lavanda de La Casa de la Lavanda: Este jabón artesanal de lavanda ayuda a limpiar la piel en profundidad sin resecarla, dejándola suave e hidratada. Contiene aceite esencial puro de lavanda que ayuda a calmar la piel y aliviar irritaciones. Se recomienda usarlo en la ducha o baño para aprovechar sus efectos relajantes.
• Almohadillas de lavanda de Aroma Care: Estas almohadillas de gel infundidas con aceite esencial puro de lavanda ayudan a crear un ambiente relajante y a mejorar el sueño. Se colocan en la nevera para enfriarlas y luego se calientan entre las manos antes de aplicarlas en zonas doloridas o contracturadas. Ayudan a aliviar dolores musculares y tensiones.
• Difusor de aceites esenciales de InnoGear: Este difusor ultrasónico permite aprovechar los beneficios del aceite esencial de lavanda de forma aromática. Difunde de forma continua y uniforme el aroma de la lavanda por toda la habitación. Se recomienda usarlo por la noche en el dormitorio para ayudar a conciliar el sueño y descansar mejor.
 
 

Otros usos de la lavanda

La lavanda tiene múltiples usos gracias a sus propiedades medicinales y aromáticas. Los principales usos de la lavanda son:

 

• Aromaterapia: La lavanda es una de las plantas más utilizadas en aromaterapia debido a sus propiedades relajantes y calmantes. Su aceite esencial se usa comúnmente en tratamientos de aromaterapia.
• Desinfección del hogar: El aceite esencial de lavanda tiene propiedades antibacterianas y antisépticas que lo hacen ideal para desinfectar superficies del hogar y eliminar gérmenes y bacterias. Se puede usar puro o diluido en agua para limpiar mostradores de cocina, baños, juguetes, etc.
• Repelente de insectos: El aroma de la lavanda resulta desagradable para muchos insectos, por lo que se puede usar como repelente natural de mosquitos y otros insectos. El aceite esencial de lavanda se puede aplicar directamente en la piel o añadir a repelentes caseros.
• 
Esos son algunos de los usos alternativos de la lavanda más allá de sus aplicaciones medicinales y de belleza. Su aceite esencial, rico en propiedades, permite aprovecharla de múltiples maneras.
 
 

 

 

 

Alternativas naturales a la lavanda

Como alternativa a la lavanda para conciliar el sueño con similares  propiedades, existen las siguientes plantas medicinales:

La Valeriana es una planta medicinal que se ha utilizado desde tiempos antiguos para tratar la ansiedad, el estrés y el insomnio, entre otros problemas de salud. En la actualidad, esta hierba se encuentra disponible en diferentes formas, como infusión, cápsulas y tintura de valeriana  y es utilizada por millones de personas en todo el mundo.

Pasiflora

La pasiflora, también conocida como flor de la pasión, es otra planta con propiedades sedantes y ansiolíticas. Se utiliza para tratar la ansiedad, el insomnio y el estrés. La pasiflora se puede consumir al igual que la valeriana, de forma similares, en forma de té, cápsulas o tintura.

La melatonina es una hormona que regula el ciclo sueño-vigilia y se utiliza comúnmente como suplemento para tratar el insomnio y otros trastornos del sueño. La melatonina puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente y mejorar la calidad del sueño en algunas personas.

Manzanilla

La manzanilla es una planta con propiedades calmantes y sedantes que se utiliza para tratar el insomnio, la ansiedad y el estrés. La manzanilla se puede consumir en forma de té, pastillas o extractos líquidos.

Lúpulo

El lúpulo es una planta con propiedades sedantes que se utiliza al igual que la valeriana para tratar el insomnio y la ansiedad. El lúpulo se puede consumir en forma de té, comprimidos o extractos líquidos.
 
Es importante recordar que, al igual que con la melatonina, las alternativas naturales pueden interactuar con otros medicamentos y no son adecuadas para todas las personas. Por lo tanto, es fundamental consultar a un médico o profesional de la salud antes de comenzar a tomar cualquier suplemento o remedio natural.